¿En qué falle durante mi primer emprendimiento? parte 1

¿En qué fallé durante mi primer emprendimiento? Parte 1

Hace tiempo que quería escribir esto, por dos razones: generalmente me preguntan sobre errores o fallas al comenzar una idea/startup y segundo, por retribución universal y mantener el equilibrio.

Les explico un poco el contexto. Partí hace más menos 3 años, en Santiago, Chile, con la idea de un software/servicio que pretendía mejorar el proceso de composición remoto y colaborativo (llamado Mindscore). Lo anterior, lo inicié mediante el desarrollo de una app para iOS que estuvo en vivo en septiembre de 2011. Después de eso, tuvimos atención y validación de músicos, lo me llevó a pensar más en serio en este esfuerzo. Tuve la gran suerte y apoyo del gobierno de Chile (CORFO) y Wayra, para emprender en esta idea, y por tanto, recursos para levantar un equipo que continue la construcción de esta idea. También, pienso que pasar de una idea a ser financiado por capital semilla o una entidad privada, depende en cierta proporción de suerte y estar en el momento adecuado, conversando con la gente adecuada. Pero eso es otro tema.

Terminada la explicación, puedo listar en dos posts los puntos más importantes en los cuales fallé:

1. Gran transacción entre aplicación y posibles clientes: Dentro de las fallas del modelo negocio (lo explicaré más de detalle en la segunda parte también), hubo un gran error en estimar el precio pero peor aún, en donde se cobraba este precio. En la actualidad, y por estadísticas de venta en la AppStore, los usuarios no están acostumbrados a comprar un servicio por más de USD$10. Ahora, no es imposible, pero el usuario tiene que entender tu servicio y valor. Después de eso, todo se vuelve más sencillo y generalmente se sugiere una actualización a un plan pagado. Nuestra transacción era ‘grande’, porque aparte de cobrar un precio alto (USD$20 al mes), el usuario no podía percibir un valor real del servicio.

2. Competencia madura: Al detectar la competencia de un producto, siempre es bueno tener claro hacia donde se apunta. De no ser así, se pueden identificar competidores equivocados y desarrollar features sin valor. Otro error clásico, que se enmarca dentro de este mismo punto, es decir “yo no tengo competidores, soy único” (falta hacer la tarea y más investigación). En nuestro caso particular, primero comenzó con apuntar a competidores equivocados y después, al detectar lo que realmente éramos como servicio, darse cuenta que teníamos competidores muy poderosos que hacían bien el trabajo en el móvil (por ejemplo Garageband, Figure, apps de sintetizadores). El impacto fue desarrollar features sin un propósito claro.

3. Falta de foco para desarrollar producto: Esto en gran parte se relaciona al punto 2. Al no tener el producto claro, se tenían dos visiones de que era Mindscore. Capturar cualquier idea musical desde el móvil y mejorar/ordenar el proceso de composición remoto. Al tener un espectro amplio, se cae en una disociación en el roadmap del producto, porque las dos visiones requieren de mayor o menor trabajo en diferentes plataformas. Por ejemplo, el capturar una idea musical requería reforzar mucho más la aplicación móvil con sonidos, ritmos, instrumentos y distintas formas de poder componer música. Por otro lado, el ordenar la composición entre varias personas, requería un servicio web confiable, un aplicación web y un widget de escritorio. El impacto de esto, es la construcción de software acelerado, sin muchas pruebas, con fallas y sin foco en una plataforma (ya pueden imaginar el resto).

Próxima semana, parte 2.

  • nallib said tala montenegro

    Que mal saber esto.
    Suerte en tus futuros emprendimientos.

    • Felipe Peña

      Es malo, pero hay que aprender y levantarse para no cometer esos errores de nuevo.

      Gracias y éxito para ti también.